Griñán se marcha. Ni ERES ni EMES.

Aunque tiene usted la Gran Cruz de la Real y distinguida Orden Española de Carlos III, con el tratamiento de Excelentísimo Señor, perdone que no le dé ese tratamiento; si a la Constitución de Cádiz nuestro pueblo la llamó la Pepa, a usted, José Antonio Griñán Martínez, me voy a dirigir como Pepe, Pepe Griñan.

Pepe, dice usted que “se va para que ningún escándalo salpique a Andalucía”. ¿Quién es Andalucía para usted? ¿Andalucía lleva más de 30 años salpicada?

Estuvo usted como consejero con los ex presidentes de la Junta de Andalucía, Escudero, Borbolla y Chaves, y finalmente salió usted elegido presidente también. Toda la vida en el poder y no se entera de los ERES ni de las “EMES” ni de las U, ni de las G, ni de las T, vamos, que no se entera usted de “ná”.

Pepe, según el ex interventor Gómez Martínez, a usted los informes que le mandaban de las Auditorías no le importaban nada. Continúa manifestando que siendo usted en aquella época Consejero de Hacienda en la Junta de Andalucía, es impensable que no conociera el déficit de 93 millones de Euros. ¡Toma ya, Pepe!

Pepe, ha sido una desgracia para los andaluces tener todos esos años a los socialistas en el poder, desgracia multiplicada, porque la oposición que deberían ustedes haber tenido (la del PP de Arenas) no existió nunca. Por eso han estado haciendo durante todos esos años lo que han querido.

Pepe, llegaron ustedes hace ya muchos años con sus amigos los comunistas como los “salvadores del pueblo”, “los hijos del proletariado”, “los 100 años de honradez”… ¡Qué gran engaño!

Pepe, dice la prensa que va buscando el aforamiento del Senado para que así lo tenga que juzgar el Tribunal Supremo. ¿Es verdad o mienten?

Para los aforados: ¿Les gustaría que todos los españoles estuviéramos aforados como ustedes? ¿No sería mejor, para que todos seamos iguales, que ningún ciudadano esté aforado? ¿Por qué la casta quiere aforarse?

No puede ser que en Alemania e Inglaterra no tengan aforados y que en España tengamos unos 10.000… ustedes. ¡Afórense, afórense!

Sepan que si algún día los ciudadanos le dan a Democracia y Libertad Popular su confianza, no quedará ni un aforado. Para DLP, aforados ni uno. No permitiremos la casta. Seremos todos los españoles iguales ante la Ley.

FIRMA

Anuncios